Seleccionar página
 
 
Tracción máxima. Antideslizante. Resistencia al desgaste y adaptación íntegra a todo tipo de climas y de terrenos, incluidas las superficies nevadas o con hielo. Estas cuatro características definen la tecnología Vibram, a la que dedicamos el artículo de esta semana.
La suela es la base en todo modelo de zapatillas. Si falla, falla el resto del conjunto. Por esto, la calidad de la suela garantiza una buena parte del éxito de una zapatilla o una bota. Las suelas de caucho Vibram son un ejemplo de esta garantía de calidad que buscan los aficionados al trekking, el alpinismo u otros deportes de alta montaña a la hora de adquirir un calzado óptimo para la práctica deportiva.
Lleva décadas en el mercado. Algo así como siete. Y el número de ‘adeptos’ se incrementa con el paso de los años. Para conocer un poco más sobre la tecnología de este tipo de suelas, vamos a hacer un poco de historia. ¿Sabéis de dónde viene el nombre de Vibram?… pues seguid leyendo…

 

 

1935
Este año el alpinista italiano Vitale Bramani vive la experiencia más dramática de su vida. En pleno descenso de la Punta Rasica (en Los Alpes Centrales y a más de 3.000 metros de altitud), una borrasca sorprende al grupo de escaladores entre los que se encuentra Bramani. Sin equipamiento adecuado (sobre todo por lo que respecta al calzado, sin sistema de impermeabilidad), estos expedicionistas fueron incapaces de retar al clima y escapar del glaciar en el que habían quedado atrapados. El balance: seis montañeros muertos por las congelaciones sufridas.
El alpinista Vitale Bramani, tercero por la izquierda.
Aquel fatídico episodio marcó, posiblemente, un antes y un después en el mundo de la montaña. Y de su equipamiento. Fue entonces cuando a Vitale Bramani se le ocurrió incorporar el ‘caucho vulcanizado’ –un material que venía empleándose desde unos años antes para fabricar las ruedas de los coches- a las suelas de las botas de los montañeros. Este material permitiría garantizar la impermeabilidad y resistencia en climas extremadamente fríos y combinarla con el agarre máximo en terrenos secos. Bifuncionalidad en estado puro.
1937
La vulcanización del caucho la descubrió de forma casual en 1839 el estadounidense Charles Goodyear. Nacía así un material duro, resistente e impermeable, que años después utilizó el italiano Giovanni Batista Pirelli (sí, el de la famosa empresa de neumáticos milanesa) para fabricar ruedas de automóvil. En 1901 salieron los primeros al mercado. Pues bien, en 1937 el alpinista Vitale Bramani contactó con el nieto de Giovanni Batista Pirelli para dar forma a las que serían las primeras suelas de caucho aplicadas en botas de montaña. El invento fue patentado con el nombre de Vibram –aunque en un principio se llamó Carrarmato- en honor a su creador (Vitale Bramani).
1945
La fabricación de la suela Vibram a nivel industrial arranca este año, en 1945.
2013
El resto de la historia ya la conocéis. Hoy la tecnología Vibram es un referente entre los amantes del mundo de la montaña y de los deportes extremos. Ah! Antes de concluir con este ‘tour’ histórico, un puñado de curiosidades: la tecnología Vibram no sólo está presente en las suelas de las botas y calzado de montaña. También se utiliza en las características y revolucionarias ‘Five Fingers’, un modelo de calzado deportivo ligero y ergonómico que, aunque en un principio fue diseñado para running, se utiliza también para actividades algo más pausadas, como el fitness o pilates; y de agua, como el buceo. Tampoco escapan al Vibram algunos juguetes e incluso existen ‘zapatillas’ de protección especiales para mascotas que incluyen este material.
Dentro de la marca Vibram existen diferentes modelos. Descubre todos los detalles aquí:
  • Carrarmato: la primera suela Vibram para alpinismo, con más de 70 años de trayectoria.
  • Monster: su estructura interna está pensada para que el pie siga su movimiento natural durante la práctica deportiva.
  • Faster: la suela Vibram Faster es una multicapa (suela exterior de goma de doble densidad; una segunda capa más rígida que controla la estabilidad lateral y una parte superior de EVA) que proporciona un rendimiento de alto nivel y se adapta a todo tipo de deportes.
  • VSM: el sistema desarrollado y patentado por Vibram para Supermotard, una modalidad de motociclismo que utiliza las motos de montaña para correr en circuitos de asfalto.
  • Spiderweb: un tipo de goma muy fina elaborada con filamentos cruzados que recuerdan a una tela de araña.
En Shed Marks, nuestra tienda especializada en ropa y equipamiento para deportes de alta montaña, disponemos de modelos de calzado de diferentes marcas con tecnología Vibram. Aquí tienes algunos ejemplos:
Botas de alta montaña The North
Face Verto S4K GTX Hombre
Alternativas al Vibram
No obstante, el Vibram no es ‘omnipresente’ y, por ello, no está en todas las zapatillas y botas para la práctica deportiva. Muchas marcas de calzado disponen de sus propios tipos de suela y, por lo tanto, no utilizan Vibram.
Es el caso de Salomon, que utiliza la suela Contagrip; de Brooks, que opta por la tecnología DNA (a la que ya le hemos dedicado un artículo en este mismo blog) o de Regatta, ligada a la suela Isotex.